BLOG LA MADRIGALEÑA

Consejos

Tips para mejorar la alimentación infantil en los comedores escolares

Publicado el: 13/05/2022

Niños en el comeder

Estos son algunos de los tips que empleamos en La Madrigaleña, siempre consensuados con los centros escolares, para conseguir que el comedor sea un espacio agradable para todos los niños y niñas:

  • Tener el menú a la vista por fuera del comedor para que ellos puedan verlo antes de entrar a comer.
  • A la hora de introducir un alimento nuevo es recomendable hacerlo con cantidades pequeñas, puesto que las cantidades grandes generan sensación de agobio. Es posible que haya que presentar el alimento nuevo entre 5 y 15 veces hasta que el niño o la niña lo acabe aceptando. Podemos ir probando diferentes presentaciones o cocinados.
  • Los niños y niñas tienen la necesidad de ser ellos los que tomen sus propias decisiones, por lo que tenemos que evitar presionar al niño para que pruebe o coma un alimento, es recomendable utilizar otros métodos que nazcan de la curiosidad y la motivación. A medida que van siendo más mayores podemos ir dejándoles que tomen sus propias decisiones, por ejemplo, dándoles a elegir entre dos opciones que consideremos acertadas.
  • Buscar la manera de hacer que el niño o niña sienta el deseo de comer o probar ciertos alimentos. Esto lo podemos hacer potenciando el mensaje, explicando algunas características de esa comida; también podemos cambiar el nombre del plato, ya que al cerebro le encanta la sorpresa y lo nuevo, o contarles una pequeña historia inventada sobre ese alimento.

La dopamina es el neurotransmisor relacionado con la motivación, se activa con la novedad y disminuye ante lo conocido. Échale imaginación y contagia el entusiasmo a los niños y niñas.

  • Es importante hacer del comedor un lugar agradable y cercano para todas los niños y niñas por lo que tenemos que eliminar los castigos y los gritos. Hay que marcar límites desde el cariño y la comprensión, entendiendo que para algunos niños y niñas el momento del comedor puede ser tenso.
  • Tentación visual, es decir, presentar el plato de una forma más atractiva. Lo podemos conseguir haciendo que la comida tenga alguna forma o simplemente los alimentos estén cortados de una manera diferente.
  • Si es posible podemos dejarles que entren en la cocina para que vean dónde se cocinan los alimentos o, simplemente, que pasen por ahí antes de sentarse para saludar a las cocineras y cocineros.
  • Permitir a los niños que toquen y huelan los alimentos. Tenemos que dejarles que experimenten con sus sentidos.
  • Respetar el ritmo de comida de cada niño/a.
  • Ir estableciendo las normas poco a poco en el comedor. Tenemos que buscar crear un ambiente relajado. Una vez tengan integrada una norma podremos marcar la siguiente, teniendo claro que el primer objetivo es que coman y que prueben nuevos alimentos.
  • La comida no debe ser ni un premio ni un castigo.
  • Hacer de la hora de la comida un momento divertido y relajado.
  • Si es posible podemos permitirles que elijan las cantidades de sus platos y se responsabilicen de las mismas. Los niños y niñas se sienten más motivados con aquellos compromisos que adquieren ellos mismos, por lo que tenemos que conseguir que vean que ellos también deciden.
  • Mezclar en la mesa niños que comen mejor con otros que tienen más dificultad o para los cuales es menos atractivo este momento. Aprendemos por imitación, por lo que imitarán a sus compañeros. Simplemente se trata de mezclarles, nunca de compararles.
  • Explicarles de forma sencilla lo que están comiendo y por qué es bueno para ellos.

Estos son solo algunos de los consejos que todo nuestro personal recibe en las diferentes formaciones que llevamos a cabo a lo largo del curso. Desde La Madrigaleña trabajamos por conseguir que en nuestros comedores se coma de una forma sana y equilibrada y, además, todos los niñas y niñas se sientan como en sus casas.

Con toda esta información, nos despedimos hasta nueva publicación. 

El equipo de La Madrigaleña. 

Formación

“No se le puede pedir a un niñx lo que aún no es capaz de comprender o para lo que no está madurativamente preparado”

Publicado el: 06/05/2021

Niños en el césped

En el mes de abril hemos finalizado la formación que todo nuestro personal, de forma voluntaria, recibe cada año con el objetivo de seguir trabajando y mejorando habilidades como la empatía, la escucha activa, la inteligencia emocional, etc.

Trabajamos por conseguir y mantener un modelo de vigilancia respetuoso que se adapte a las necesidades de cada niño. Para ello, este año nos hemos centrado en dos aspectos principalmente. Por un lado, hemos hablado de las etapas por las que pasan los niñxs de entre 3 y 12 años y hemos conocido técnicas que acompañen dichos procesos madurativos. Os dejamos algunos consejos que consideramos de utilidad:

  • Ante un conflicto tenemos que validar las emociones y describir lo que está ocurriendo. Y siempre que el niñx esté receptivo, ofrecer alternativas para que pueda solucionarlo. A medida que van siendo más mayores podemos soltar las riendas y esperar a que sean ellos los que lo resuelvan.
  • Si lo que queremos es mejorar la comunicación: lenguaje claro, frases cortas y mantener el contacto visual. Con los más pequeños podemos acompañar las indicaciones de gestos.
  • Cambiar los castigos por consecuencias que reparen el daño causado relacionadas con la acción y cercanas en el tiempo.
  • Las comparaciones son odiosas, por lo que tenemos que evitarlas. Cada niño tiene unas habilidades y destaca en un campo u otro. Asimismo, cada uno tiene su ritmo de desarrollo.
  • Cuando la conducta de un menor no es la adecuada debemos ser capaces de transmitírselo de tal manera que no lo perciba como una crítica o rechazo.
  • Enséñale a reconocer sus emociones y sentimientos.
  • Elogiarlo por su esfuerzo y dedicación.

Además, también hemos aprendido recursos para acompañar a los niñxs con diversidad funcional y hemos trabajado por conseguir un lenguaje igualitario e inclusivo con todas y todos. Cada niño es un mundo por eso lo que nos funciona con uno, no tiene porqué funcionarnos con otro. Incluso lo que nos funciona un día puede ser que al día siguiente se convierta en un auténtico desastre. Por todo ello tenemos que ir probando diferentes recursos y utilizar el juego y sus intereses para ayudarles. Os dejamos algunos consejos generales para trabajar con niñxs con necesidades especiales:

  • Dar una sola orden a la vez.
  • Tener marcadas las rutinas. Anticiparnos a los posibles cambios que puedan ocurrir
  • Acepta el tiempo latente. No presionar al niñx para obtener una respuesta más rápida.
  • Convertirnos en una persona de confianza. Evitando engaños, dobles intenciones, lenguaje con doble significado.
  • Utilizar elementos gráficos.
  • Descomponer las tareas o peticiones en otras más pequeñas.
  • Realizar las peticiones en positivo.
  • Planificar situaciones complicadas.

Con toda esta información, nos despedimos hasta nueva publicación. 

El equipo de La Madrigaleña. 

La Madrigaleña. Restauración colectiva
Este sitio web utiliza cookies que permiten el funcionamiento y la prestación de los servicios ofrecidos en el mismo.
OK | Más información